Bauda / Favna Abisal en Sala Master Universidad de Chile

Sábado 22 de junio, 20:00 hrs

 

Podríamos decir que fué fenomenal, sería sencillo, pero definitivamente tan solo la palabra “fenomenal” resta de tantos detalles emotivos y sensoriales que es necesario relatar. Comenzaré por señalar que el lugar era apto y propicio. Una reducida y acogedora sala que nos aislaba del frió y que simplemete era perfecta para dos bandas a las que se quiere apreciar.  Aquí no hay mosh, ni head banging, solo la relajación de los sentidos y conectarse con el ambiente creado:

Favna Abisal desde una mirada sobre el mar hacia las estrellas y Bauda una inmersión por mares profundos de torrentes sanguíneos que trae infancia y vida al lado de una orilla perdida de alguna playa.  El feedback energético entre músicos y espectadores fue perfecto, hizo que todo fuese intimo, un espacio donde un mundo rebotaba por las paredes y nos empapaba del minuto, del momento y de la experiencia. 

 

Imagen

 

Parte la tocata con la presentación de Favna Abisal, banda de muy buen metal avant garden, leí por ahí que se le tildaba de “black metal” pero creo que simplemente suena “post black” muy en la etapa de experimentación, a pesar que el sonido de su primer disco “Rerum Imaginaria”, es muy preciso y determinado. Su presentación fue básicamente perfecta, una estética muy steampunk que va de acorde al viaje astral que es el su disco debut y los otros temas viejos que tocaron. Con un sonido impecable, firme, práctico, una exactitud casi minimalista en su sonido, no se hizo más alarde de lo que está implícito en la música de esta banda.  Parten con “El juicio de Aronnax”, un golpe vocal de Daniel que envolvió la Sala Master y a todos los presentes durante  40 minutos de feedback y en el cual ni un suspiro exhalaba sin entrar al juego emocional de un sonido entregado con complicidad, de forma visceral. 

Quizás el proyector no estaba bien ubicado, pero el apoyo visual que traían hace de un momento auditivamente pulcro, a un minuto único de esa fría noche de sábado e incluso que las guitarras sonaran un poco lejanas en los primeros temas no hizo mella en lo absoluto.  Mención honrosa la película “The Fall” que me sorprendió ver proyectada, un gran y agradecido refuerzo visual que nos hacia parte de un mundo completamente irreal.  Reflexiono si podríamos ¿compararlos con Arcturus? Me respondo que podría ser, pero no sé porqué que cada vez que los escucho veo a un sumergido Alquinta-Mutis-Parra, unas ruinas submarinas, una Atlantis llamada  “Alturas de Machu Picchu” en el mar golpeante de Favna.

Bauda ¿Qué podría decir de esta banda?, Si dije que Favna Abisal era una complicidad, esta agrupación se apropia de la palabra y la transportan a un plano riguroso de trabajo y esto se siente, se experimenta y se agradece. Un trabajo muy personal de Cesar Márquez, quién es el director de una Orquesta, con tintes atmosféricos y post metal,  que comparte el resto de la banda y que solemnemente invitan a la inmersión en las costas del ambiente de Bauda.  Esta característica, el ambiente, es la sangre que corre y nutre el cuerpo del conjunto y se hace magnánima en lugares reducidos y privados como en Sala Master o Projazz.

 Imagen

 

Definitivamente percibimos una idea muy bien entregada, una lucidez que permite la comprobación entre lo que oímos, como espectadores y lo que los músicos reciben de la gente. Sencillo y puro, temas como “Oceanía”, “Ghost of Panthalassa” y los pasajes musicales que abrían a otros temas, eran particularmente intensos y con el sudor de parir en cada tocata la música y de abrazar al hijo, notando la complicidad entre César, Juan, Nicolás y el nuevo tecladista Edgardo quién tuvo que asumir el tremendo legado que dejó Juan Escobar (Astor Voltaires, Mar de Grises, etc), a pesar de ello, los teclados tuvieron un gran aporte sonoro. 

 Musicalmente Bauda cumple al cien por ciento en la interpretación, es precisa y el ensayo es enorme, nos transporta melodías emanadas de un arco para violín en la guitarra y en la gran cantidad de efectos, correctamente manipulados, que son pasaporte para interiorizarnos con lo que nos desean expresar. A pesar de que no buscar la perfección musical de un género “progresivo”, sino que lo rupturista que pueden llegar a ser cuando se desenmaraña la frase “avant garde” y pasa a ser un todo emocional.

El ambiente al que nos transportan posee olor a mar, gritos de sirenas y cetáceos, arena, oleaje tranquilo.  En conclusión, una tarde que finaliza como aquellas que se inmortalizan y que se atesoran como un buen recuerdo;  Dos bandas perfiladas y que nos abrieron los sentidos para dar paso a un imaginario musical, con la virtud de sonar únicos, originales y no buscar la “importación” del sonido para otro rincón del mundo.  En consecuencia, una velada perfecta, una noche donde las estrellas se lucieron sobre el mar…

Por: Alejandra P. Quiroga.-

Acerca de Empire Magazine

Empire Magazine es una revista digital con muchos años de historia dedicada al mundo del metal y el rock. En la parte superior del blog podéis descargaros los últimos números de la revista. Para cualquier pregunta o si queréis que os mandemos por e-mail las revistas, escribid a empirezonemagazine@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s